1. Fortalecer técnicamente las funciones orgánicas propias del Congreso.

2. Promover la articulación entre el Congreso y las comunidades académicas nacionales e internacionales.

3.  Fomentar la participación académica e investigativa en el trabajo desarrollado por los congresistas.

4.    Desarrollar herramientas innovadoras y tecnológicas que sirvan de soporte en el ejercicio de la actividad legislativa.

5.    Proponer y ejecutar actividades académicas y científicas consecuentes con las tendencias globales y en los temas de interés de la agenda legislativa.

6.    Ofrecer actividades de capacitación de alto nivel para los funcionarios del congreso y la ciudadanía en general.